26 diciembre, 2007

La Criminalística como ciencia*

*Modificado y ampliado a pedido de los lectores el 6 de abril de 2008

CIENCIA Y MÉTODO CIENTÍFICO. DEFINICIÓN Y CARACTERES
El diccionarios de la Real Academia Española define a la ciencia como: “…el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, que han sido sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales.”
La Deducción, en lógica, es una forma de razonamiento donde se infiere una conclusión a partir de una o varias premisas, es decir, se va de lo universal ó general a lo particular. Así por ejemplo, si se afirma que todos los seres humanos cuentan con una cabeza y dos brazos y que Carla es un ser humano, se puede concluir que Carla debe tener una cabeza y dos brazos. Es éste un ejemplo de silogismo, forma en que se enuncian los razonamientos deductivos.
La Inducción, al contrario que con la deducción, es el proceso en el que se extrae, a partir de determinadas observaciones o experiencias particulares, el principio general que en ellas está implícito. La base de la inducción es la suposición de que si algo es cierto en algunas ocasiones también lo es en situaciones similares, aunque no se hayan observado. La probabilidad de acierto depende del número de fenómenos observados. Así, siguiendo el ejemplo anterior, si Carla tiene una cabeza y dos brazos y Pepe tiene una cabeza y dos brazos, se puede inducir que los seres humanos (como Carla y Pepe) tienen una cabeza y dos brazos. Sin embrago, pueden existir humano que carezcan de uno ó ambos brazos, por lo que la primera conclusión sería errónea, por haber analizado muy pocos ejemplos.
El Método Científico es el método de estudio sistemático de la naturaleza que incluye las técnicas de observación, reglas para el razonamiento y la predicción, ideas sobre la experimentación planificada y los modos de comunicar los resultados experimentales y teóricos.
La ciencia suele definirse por la forma de investigar más que por el objeto de investigación, de manera que los procesos científicos son esencialmente iguales en todas las ciencias de la naturaleza; por ello la comunidad científica está de acuerdo en cuanto al lenguaje en que se expresan los problemas científicos, la forma de recoger y analizar datos, el uso de un estilo propio de lógica y la utilización de teorías y modelos. Etapas como realizar observaciones y experimentos, formular hipótesis, extraer resultados, analizarlos e interpretarlos van a ser características de cualquier investigación.
En el método científico la observación consiste en el estudio de un fenómeno que se produce en sus condiciones naturales. La observación debe ser cuidadosa, exhaustiva y exacta.
A partir de la observación surge el planteamiento del problema que se va a estudiar, lo que lleva a emitir alguna hipótesis o suposición provisional de la que se intenta extraer una consecuencia. Existen ciertas pautas que han demostrado ser de utilidad en el establecimiento de las hipótesis y de los resultados que se basan en ellas; estas pautas son:
• Probar primero las hipótesis más simples,
• No considerar una hipótesis como totalmente cierta y
• Realizar pruebas experimentales independientes antes de aceptar un único resultado experimental importante
La experimentación consiste en el estudio de un fenómeno, reproducido generalmente en un laboratorio, en las condiciones particulares de estudio que interesan, eliminando o introduciendo aquellas variables que puedan influir en él.
Se entiende por variable todo aquello que pueda causar cambios en los resultados de un experimento y se distingue entre variable independiente, dependiente y controlada. Variable independiente es aquélla que el experimentador modifica a voluntad para averiguar si sus modificaciones provocan o no cambios en las otras variables. Variable dependiente es la que toma valores diferentes en función de las modificaciones que sufre la variable independiente. Variable controlada es la que se mantiene constante durante todo el experimento.
En un experimento siempre existe un control o un testigo, que es una parte del mismo no sometida a modificaciones y que se utiliza para comprobar los cambios que se producen.
Todo experimento debe ser reproducible, es decir, debe estar planteado y descrito de forma que pueda repetirlo cualquier experimentador que disponga del material adecuado.
Los resultados de un experimento pueden describirse mediante tablas, gráficos y ecuaciones de manera que puedan ser analizados con facilidad y permitan encontrar relaciones entre ellos que confirmen o no las hipótesis emitidas.
Una hipótesis confirmada se puede transformar en una ley científica que establezca una relación entre dos o más variables, y al estudiar un conjunto de leyes se pueden hallar algunas regularidades entre ellas que den lugar a unos principios generales con los cuales se constituya una teoría.
Las leyes y las teorías encierran a menudo una pretensión realista que conlleva la noción de modelo; éste es una abstracción mental que se utiliza para poder explicar algunos fenómenos y para reconstruir por aproximación los rasgos del objeto considerado en la investigación.

LA CRIMINALÍSTICA COMO CIENCIA
La Criminalística es una ciencia fáctica multidisciplinaria que sistematiza conocimientos científicos y que aplica fundamentalmente métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales, en el examen de evidencia física, sensible y significativa relacionada con un presunto hecho delictuoso, con el fin de determinar su existencia o reconstruirlo; señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos en el mismo, buscando llegar a la verdad histórica de los hechos sometidos a la consideración de quienes tienen la encomienda de procurar y administrar justicia.
Es fáctica porque tiene su origen en hechos materiales; su método es la observación y la experimentación y, en segundo término también la deducción. Su criterio de verdad es la verificación.
Los enunciados de las ciencias fácticas son predominantemente sintéticos aunque también los hay de carácter analítico. No utilizan símbolos vacíos o abstractos, sino símbolos interpretativos provenientes de los objetos tangibles o materiales, que constituyen su motivo primordial.
La operatividad de una ciencia fáctica se basa en la racionalidad, esto es en la coherencia de un sistema de ideas aceptado previamente, requiriéndose además que los postulados que se emitan sean verificables en la experiencia, ya sea indirectamente para el caso de las hipótesis generales o de manera directa para las consecuencias singulares de estas hipótesis y solo después de que han pasado las pruebas de verificación empírica, se podrá considerar al enunciado como adecuado o verdadero para el planteamiento inicial del problema surgido del fenómeno (objeto de estudio).
Respecto al punto de que la Criminalística se nutre de múltiples ciencias, disciplinas, artes y técnicas, tomando de ellas elementos aplicables a la investigación criminal, cabe señalar que dentro del campo científico es básicamente el producto de tres ciencias naturales: la química, la biología y la física, aplicando permanentemente en forma alternada o conjunta, procedimientos identificativos y comparativos propios de las nombradas sobre las evidencias producto de un delito.
A modo de ejemplo, Silveyra (2005) menciona —como bien lo detalla el criminalista mejicano Juventino Montiel Sosa— los elementos de cada una de ellas que los diversos tipos de peritajes criminalísticos utilizan:
De la biología: Esta ciencia colabora con la antropología forense, la medicina legal, la citología, la hematología forense, la histología, la genética, etcétera.
De la química: Utiliza todas las ramas de química analítica, bioquímica, química orgánica e inorgánica, microquímica, etcétera.
De la física: Emplea la mayor parte de sus ramas; por ejemplo, de la óptica utiliza la espectroscopia, la fotografía y la microscopía; por otra parte utiliza la mecánica, la electricidad, los rayos X, la luz ultravioleta.

OBJETIVOS GENERALES DE LA CRIMINALÍSTICA.
• Investigar técnicamente y demostrar científicamente la existencia de un hecho en particular, probablemente delictuoso.
• Determinar los fenómenos y reconstruir el mecanismo del hecho, señalando los instrumentos y objetos de ejecución, sus manifestaciones y las maniobras que se pusieron en juego para realizarlo.
• Aportar evidencias o coordinar técnicas o sistemas para la identificación de la víctima si existiere.
• Aportar evidencias para la identificación de los presuntos autores y coautores.
• Aportar las pruebas materiales con estudios técnicos científicos para probar el grado de participación del o de los presuntos autores y demás involucrados.

Principios Metodológicos Aplicados a la Criminalística
Para lograr los objetivos planteados, la Criminalística se apoya en ciertos principios de índole científica. De todos ellos, el que cobra mayor importancia a la hora de descubrir los perpetradores de un crimen, es el enunciado por Edmond Locard, conocido como el Principio de Intercambio: “Siempre que dos objetos entran en contacto transfieren parte del material que lo conforma al otro objeto, produciendo así un intercambio de materia”. Esto es, un sujeto, en un lugar, deja deliberada o inadvertidamente evidencia de su presencia y a la vez, el lugar aporta elementos al sujeto que permiten comprobar su presencia en ese lugar. Además, se puede comprobar la interacción entre dos (2) ó más personas (víctima-victimario, por ejemplo)
El Principio de Correspondencia de Características establece la relación ó vinculación que existe entre diferentes elementos. A manera de ejemplo se menciona el caso de las huellas digitales, donde, mediante un cotejo ó comparación minuciosa siguiendo los procedimientos que la técnica exige, se puede vincular dicho indicio con una persona determinada. De allí la importancia de los detalles en la investigación criminal, como bien lo expresara Hans Gross (“La Criminalística es la ciencia del pequeño detalle”)
Le sigue el Principio de Reconstrucción de Hechos, es decir, en base a estos “detalles” e indicios se puede inferir la existencia de un hecho, y es posible su reconstrucción a partir de estos.
El Principio de Probabilidad, finalmente, verifica la posibilidad ó imposibilidad de un hecho, en base a las características analizables disponibles. Siguiendo el caso de las huellas papilares obrantes en el pulpejo de los dedos, Galton afirmó que la probabilidad de que dos huellas fueran iguales era de 1 en 64 000 millones.
Fuera de estos cuatro (4) principios fundamentales, se puede mencionar, el Principio de Identidad, que dice que una cosa ó una persona está definida por un conjunto de características, ya sean naturales ó adquiridas, que hacen que sea diferente de todas las demás, aún aquellas de la misma especie. Hay quienes también mencionan los Principios de Uso y Producción, sin embargo, estos últimos tres (3) que se enuncian no son más que una extensión de los fundamentales expuestos con anterioridad.

Lecturas Recomendadas
MONTIEL SOSA, Juventino. (1979). Criminalística. Tomo I-II, México: Limusa Noriega Editores.
MORENO GONZÁLEZ, Luis. (1990). Manual de Introducción a la Criminalística, México: Porrúa.
SILVEYRA, Jorge. (2005). Investigación científica del delito. Peritajes scopométricos, Buenos Aires: La Rocca.

ENLACES RELACIONADOS EN ESTE BLOG:

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com