28 diciembre, 2007

La importancia de la identidad y la identificación de las personas*

INTRODUCCIÓN

Como se dijo, la identidad es el conjunto de características o particularidades que hacen que una persona o cosa sea sólo igual a ella misma. Por lo tanto, la identificación vendría a ser la operación mediante la cual se localiza ese grupo de detalles peculiares en una persona ó cosa. En el caso de identidad humana, estas características no deben ser una cualidad accidental, sino permanente. Se deben poder establecer en cualquier momento, lugar y circunstancias con las mismas garantías de infalibilidad. Deben basarse en elementos que acompañen al sujeto durante toda la vida y más.

La necesidad de identificar es innegable en cualquier ámbito, tanto en personas como en objetos y animales: el comienzo, desarrollo y finalización de la existencia atribuye ciertas "cargas". En el caso de las personas, derechos y obligaciones: el hijo tiene derecho a recibir manutención de sus padres, sus padres, obligación de hacerlo. Si tanto la identidad de uno como de los otros no se pudiera probar ó determinar, ¿cómo tendría cada uno tener lo que merece? En cuanto a lo Penal, la importancia de identificar a los delincuentes (y tan importante como ello, identificar a quien no lo es) ha impulsado desde siempre la búsqueda de métodos cada vez más confiables y válidos.

En lo respectivo a la identificación de personas, los primeros antecedentes se remontan a las tribus y clanes de la antigüedad, donde se reconocían mutuamente a través de la fisonomía. Con la llegada de los asentamientos y la distribución de la población, surge la necesidad de los nombres y luego de los apellidos, para diferenciar a las personas con un mismo nombre. Muchas veces, el apellido estaba relacionado con el oficio ó lugar de residencia de quien portaba el nombre.

Pero la identificación de que se ocupará esta entrada es la que se refiere a la identidad de los delincuentes, de su evolución hasta nuestros días. En ella, el "nombre civil" no es suficiente para la identificación de los sujetos, ya que este puede ser cambiado fácilmente. Es por ello que se emplea el "nombre antropológico", título con que se describen algunas características que distinguen a una persona.

ETAPAS PRE-CIENTÍFICA Y ERRÓNEA

Las simples facciones de la cara y algunas particularidades corporales eran suficiente al principio. Prueba de ello es la descripción de un esclavo, de nombre Xernón, que había escapado de su dueño, datada en el siglo II y que conserva la policía de Hamburgo: “…era un sirio de Bambyce, de unos 18 años, talla mediana, sin barba. Tiene las piernas rectas, el mentón con fositas, una verruga en forma de lenteja en la cara izquierda de la nariz, una cicatriz en la comisura derecha de la boca y está tatuado con caracteres bávaros en la muñeca derecha…”.

Luego se recurrió a tatuajes y mutilaciones a los reclusos, a veces, "proporcionales" a sus crímenes: en Rusia por ejemplo esta costumbre no desapareció hasta el año 1860 en que los condenados en Siberia eran marcados en la cabeza y ambas mejillas. En Francia fue abolida en 1789 con la Revolución, luego se implantó nuevamente hasta el año 1832. En la india existían las Leyes del Manú, que establecían que al culpable de un delito se le imprimiera una señal, con hierro caliente, en la frente.

LOS MÉTODOS ANTROPOMÉTRICOS.

Ya en una etapa científica de la identificación, se retornó a las características antropométricas: surgen entonces los estudios de Quetelet, Steven y Bertillón. Este último, inventó un nuevo método para clasificar los delincuentes de acuerdo a las medidas de algunas partes de su cuerpo:

Para evitar errores, Bertillón estudió y sistematizó cada movimiento que debía realizar el operador al tomar las medidas, para evitar así errores.

Sin embargo, al ver que ello no era posible, ideó una tabla de tolerancias. Además, el mismo Bertillón expresaba que “La antropometría es un mecanismo de eliminación; demuestra ante todo la no identidad, mientras que la identidad directa está probada exclusivamente por las señales particulares que, únicamente pueden producir la certidumbre jurídica.”

Además, el Sistema Antropométrico de Bertillón, se lo criticaba por ser de aplicación parcial (no se identificaba a mujeres ni a menores de 22 años –fijeza del sistema óseo-); los tres principios en que se basaba no son estrictamente exactos; el valor exacto de la medida depende exclusivamente del operario; el esqueleto experimenta variaciones con la edad, enfermedades, etc.; el sistema no era aplicable a la identificación de cadáveres; etc.

Alfonso Bertillón creó además el Portrait Parlé” ó “Retrato Hablado”, que es un sistema descriptivo, exacto y minucioso de los caracteres de la fisonomía. Estaba dividido en: filiación civil (nombre, apellido, edad, profesión, Estado civil, nacionalidad, etc.); filiación cromática (se refiere al color en el cabello, en el cutis y en los ojos, y sus diferentes tonalidades) y filiación morfológica (referente a los rasgos que afectan la fisonomía: la frente, las cejas, la nariz, la boca; todo esto y sus particularidades ó enfermedades). De todas estas características, las orejas constituyen los elementos más importantes después de las huellas digitales, debido a que permanecen inalterables desde el nacimiento hasta la muerte.

París fue la primera ciudad del mundo donde se estableció un estudio fotográfico especial para la policía, gracias a Bertillón. Las primeras fotografías se tomaban de frente y la escala era muy arbitraria. El método de Bertillón consistía en fotografiar a las personas de frente y de perfil a una escala de 1:7, obteniendo así una fotografía de dimensiones suficientes para efectuar la identificación de los detalles característicos del rostro. Dada la escala constante de reducción, puede considerarse como una fotografía métrica con la cual es posible efectuar las medidas del rostro con toda exactitud (en esa época se usaba el sistema antropométrico).

En la segunda mitad del siglo pasado se produce el nacimiento de la Dactiloscopia, que rápidamente comenzó a emplearse con éxito en los albores de este siglo. Se trata del método identificativo por excelencia y que ha supuesto la aportación más importante en materia de técnicas identificativas. Es la ciencia que, en palabras de Juan Vucetich, “…comprende el estudio de las crestas papilares sitas en la cara interna de la tercer falange(pulpejo) de los dígitos de las manos, con el fin de determinar, en forma categórica e indubitable, Identidad Física Humana”

Juan Vucetich

En toda esta evolución hay una larga lista de hombres, de nombres, de métodos, de técnicas, de procedimientos, encaminados todos al mismo fin: identificar a cada persona, ya sea un sujeto vivo, ya un cadáver. Los nombres de Purkinje, Frigerio, Matheios, Lacassagne, Amoedo, Herschell, Faulds, Galton, Henry, Olóriz, Levinshon, Anfonsso, Capdevielle y Balthazard, entre otros, son figuras relevantes en materia de identificación personal y es a ellos a quienes debemos la creación, mejoras y progresos en las diversas técnicas identificativas, hasta llegar al momento de auge actual en que se encuentran. Entre ellos, se pueden mencionar algunas de sus investigaciones, las que los convirtieron en pioneros y precursores de la Investigación Criminalística:

a) Sistema Otométrico de Frigerio: ideado en 1888, consiste en identificar a las personas a través de determinadas medidas de la oreja, como la separación entre el pabellón de la oreja y la pared craneana.

b) Sistema Craneográfico Anfosso: presentado en 1896, se funda en la particular conformación de la bóveda craneana de cada individuo, es decir, consiste en la medición del "perfil craneano".

c) Sistema Geométrico de Matheios: data de 1890 y se basa en que ciertas dimensiones de la cara del individuo no sufren alteración durante la vida del sujeto. Se realiza cortando las fotografías del rostro del individuo exactamente por el centro de la figura con líneas horizontales y perpendiculares y se confrontan las partes obtenidas y las líneas trazadas.

d) Sistema Ocular de Capdevielle: denominado también "Optalmoscópico" u "Optalmológico", se basa en las peculiares características de los ojos de cada sujeto: toma mediciones de la córnea, distancia interorbital máxima, tamaño de pupilas, color del iris, etc.

e) Sistema Venosos de Tamassia y Ameuille: publicado en 1908, se basa en la disposición y forma que adoptan las ramificaciones venosas en el dorso de la mano, a las que diferenciaron en 6 tipos.

f) Sistema Dentario de Amoedo; consiste en coleccionar y clasificar las impresiones dentarias de los criminales para compararlas con las de los sospechosos o detenidos.

g) Sistema Palametoscópico de Stockis; consiste en el estudio de los dibujos papilares que aparecen en la palma de la mano.

h) Sistema de Locard: denominado poroscópico, se basa en el estudio analítico de los poros obrantes en el pulpejo de los dedos para establecer la identificación. En ocasiones podría considerarse sustitutivo de la dactiloscopia, sin embargo, aún está en desarrollo.

LA IDENTIFICACIÓN MEDIANTE ADN

La conocidas como “huellas genéticas” han adquirido en la actualidad gran importancia, ya sea identificando personas vivas ya a personas fallecidas. El estudio de ciertos aspectos invariables del genoma humano para la tipificación, individualización y posterior identificación de una persona, se ha convertido en el método más confiable, presentando como ventaja respecto de los demás sistemas, el carácter heredable de estos rasgos, lo que permite además realizar estudios sobre la paternidad.

El Ácido Desoxirribonucleico es el material genético de todos los organismos celulares y casi todos los virus. Lleva la información necesaria para dirigir la síntesis de proteínas y la replicación. Como genoma humano se conoce al contenido total de ADN en cada célula humana, con el código genético para la síntesis de proteínas, las cuales son responsables de la fisiología y morfología de las células que, a su vez, son los componentes básicos de los tejidos y órganos.

La información genética se organiza en dos genomas: el ADN nuclear, de herencia compartida por ambos progenitores y el genoma mitocondrial que transmiten exclusivamente las madres en sus óvulos.

El ADN nuclear, como lo indica su nombre, se encuentra en el núcleo de las células y representa el 99% del contenido de ADN celular.

La cantidad total de ADN de una célula es alrededor de 3.000 millones de nucleótidos. Un gen es un segmento de ADN (3.000-100.000 nucleótidos) que contiene la información para la síntesis de una proteína. Se estima que el número de genes humanos es de 30.000, siendo desconocida la función de más del 50% de ellos. Sin embargo, estos genes representan sólo una pequeña fracción del ADN total de una célula. El resto está compuesto de secuencias de ADN repetitivo sin una función clara y que suele denominarse “ADN no-codificante”, pues no codifica información para la síntesis de proteínas. Es precisamente este ADN el de más interés forense, ya que se trata de regiones de gran variabilidad de tamaño entre los individuos.

Las regiones de ADN no-codificante de mayor interés en un estudio genético forense son las denominadas de ADN microsatélite: pequeñas regiones (100-500 nucleótidos) compuestas por una secuencia (4-5 bases) que se repite en tandem “n” cantidad de veces. Es el número de veces que se repite la secuencia lo que presenta variabilidad entre los individuos de una población.

La mayoría de los análisis forenses de ADN se basan en el estudio simultaneo de un conjunto de 10 a 15 de estas regiones cortas distribuidas en los distintos cromosomas humanos. Un “perfil genético” es un patrón de estos fragmentos cortos de ADN ordenados por su tamaño.

Además del ADN nuclear, las células humanas contienen un pequeño genoma circular (de 16.569 nucleótidos) que se encuentra dentro de las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de producir energía) y que se hereda exclusivamente de la madre, ya que las mitocondrias son aportadas por el citoplasma del óvulo y no por el espermatozoide.

Este ADN mitocondrial, también presenta variabilidad genética, y por lo tanto también es útil en el identificación humana.

Sin embargo, la variabilidad genética es menos que la secuencia observada mediante el análisis de las secuencias de ADN repetitivo antes descrito. El perfil genético que se obtiene tiene, por lo tanto, un poder de discriminación mucho más limitado: este tipo de ADN más que perfiles individuales permite identificar linajes maternos.

OTROS SISTEMAS DE IDENTIFICACIÓN

No se puede mostrar la imagen “http://www.belt.es/noticias/2004/enero/12/identificacion2.jpg” porque contiene errores.

Podemos mencionar otras formas de identificar a las personas.

Como lo afirmaran Guzmán y del Picchia, respectivamente: “del mismo modo en que no hay dos personas idénticas, tampoco hay dos escrituras idénticas...” y “la firma y el trazado caligráfico presentan características propias del ejecutor, que pueden conducir a su identificación comparándolos con los obrantes en archivos o escritos indubitados

Los sistemas dentarios, desde el de Amoedo hasta el actual Digito-Dos, tienen cabal importancia en caso de catástrofes, o en donde no se pueden tomar impresiones digitales debido al estado del cadáver, gracias a la resistencia de estos a factores que alteran o destruyen los tejidos blandos del cuerpo: putrefacción, agentes físicos, agentes químicos, etc.

Sobre las técnicas de identificación mediante análisis de ADN y a través de los dientes, también expondré en profundidad más adelante.


FUENTES CONSULTADAS

Apuntes de la cátedra “Introducción a la Criminalistica” a cargo del Lic. Darío Dans: UADER, Facultad Ciencia y Tecnología, Lic. En Criminalística

Apuntes de la cátedra “Papilosopía I” a cargo del Crio. Angel Iturria: UADER, Facultad Ciencia y Tecnología, Lic. En Criminalística

Apuntes de la cátedra “Química IV” a cargo del Lic. Raúl Cerolini: UADER, Facultad Ciencia y Tecnología, Lic. En Criminalística

ALBARRACÍN, Roberto. (1971). Manual de criminalística, Buenos Aires: Editorial Policial.

GUZMÁN, Carlos. (2003). Manual de criminalística, Buenos Aires: Ediciones La Rocca.

http://www.desastres.org/pdf/identificacioncadaveres.pdf

ENLACES RELACIONADOS EN ESTE BLOG:

Criminalística. Orígenes y definición.

La Criminalística como ciencia.

Biografía de Juan Vucetich

*Modificado a pedido de los lectores el 27 de marzo de 2008

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante lo que subiste!carolina

gladys kena dijo...

Soy periodista de Investigación del Puerto de Acapulco México y estudio lic. en criminalistica.

Me encanto la deficnición de los temas que en esta pagina leí, creo que son temas muy bien estudidos y que cumplieron con el objetivo del entendimiento en el alumno como es mi caso.
felicidades

Anónimo dijo...

hOla sOy estudiante de mexicO estudio criminologia muchas gracias pOr la infOrmaciOn es de mucha ayuda..!!

Maga dijo...

felicidades ""Carlos Sosa"" me encanta el blog....besos

Anónimo dijo...

soy de argentina podría desir la importancia y las característica del genoma humano en la criminalística ...métodos etc,,,gracias

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com