19 mayo, 2008

El método scopométrico

El siguiente texto fue extraído del libro "Investigación Científica del Delito", de Editorial "La Rocca", escrito por el Lic. Jorge Silveyra, basado en un artículo periodístico de Anacleto Luque ("Revista de Policía", Buenos Aires, enero 1938, año XLI, nº 937, p. 225.).

LA SCOPOMETRÍA. SUS ORÍGENES Y DESARROLLO EN LA POLICÍA

"La mayoría de las personas, aun las más ilustradas, ignoran no solamente el origen, sino también los procedimientos técnicos que se utilizan en la Policía de la Capital Federal y a los cuales se les conoce con el nombre genérico de 'scopometría'. Este término ha sido puesto de moda hace poco por el doctor Héctor González Iramáin, cuando en el acto de informe in voce, realizado en la Cámara de Apelaciones en lo Criminal, manifestó lo siguiente: 'Subrayo que también la Cámara Civil omitió la pericia scopométrica de la Policía de la Capital, que de rigor siempre encarga en casos similares'.

"Han corrido ya 30 años desde el día en que el jefe de investigaciones, señor José Gregorio Rossi, con el propósito de dar mayor expansión a la fotografía y procurar más luz para los trabajos que en ella se efectuaban, mandó construir en la azotea del Departamento Central de Policía una casilla de madera. Al empleado don Ernesto Belaunde, que tenía a su cargo la confección de los planos ilustrativos de inspecciones oculares, se le pasó entonces a ese local, para que lo utilizara como laboratorio en las pericias sobre impresiones digitales. El primer plano de aquella índole confeccionado por esa oficina fue ejecutado por disposición del juez de Instrucción, doctor Jorge H. Frías, para ilustración de un sumario por homicidio.

"En el año 1912, Belaunde fue ascendido a encargado de gabinete, y ese pequeño laboratorio iba a cobrar mayor jerarquía por la mayor jerarquía de su animador.

"Esa dependencia de fotografía especializada que echó las bases de la fotografía científica, fue designada por el señor Rossi con el nombre de 'scopometría', neologismo formado por las palabras 'scopeo', que significa examen, investigación, y 'metría', de medida, exactitud.

"Desde la instalación de aquel laboratorio, se comenzaron las experiencias sobre documentos dubitados, que ordenaban los jueces, con tan buen resultado, por su seriedad y rectitud, que llegaron a ser indispensables en todos los procesos. Es que los magistrados estaban seguros no tan sólo de la bondad del método empleado, ni de la exactitud de los procedimientos, sino también de la autoridad científica y moral de los funcionarios que efectuaban las pericias.

"En esos peritajes, los técnicos ponen a disposición de los jueces todos los elementos necesarios para que puedan apreciar por sí mismos, la veracidad de sus afirmaciones sobre la base de planos, diseños, micro y macrofotografías, gráficos, diagramas, etc., únicos documentos capaces de llevar al ánimo de los magistrados sensación de la verdad que buscan. Además, los jueces, en sus pedidos de peritajes sobre documentos, al enviar a la oficina el papel dudoso o incriminado, sólo solicitan su examen por el método scopométrico, sin someter a cuestionarios, ni indicar sus dudas especiales, con lo que obligan a los peritos policiales, a efectuar un estudio general del documento, expidiéndose luego acerca de la calidad del papel. Esos informes técnicos se basaban en las comprobaciones que realizaban, y su mayor prestigio provenía y proviene de que tienen la valentía de manifestar, cuando es necesario, que no han logrado convencerse de la realidad o falsedad de los documentos puestos bajo el amparo de su honradez profesional, pues tienen como norma inveterada de conducta, no aventurar opiniones que no puedan demostrar fotográficamente.

"Los peritos también se expiden sobre tipo de escrituras, tiempo de ejecución, su forma, tintas empleadas y todas las demás características, falsas o verdaderas, que descubran, ofreciendo las pruebas correspondientes a sus afirmaciones.

"Como la scopometría comprende la utilización de todo aparato, método, procedimiento o fórmula científica o simplemente técnica, que pueda ser aplicada en la investigación de la verdad, los trabajos son siempre acompañados por las fotografías, que además de servir de ilustración al informe respectivo, ofrecen la prueba gráfica permanente de esas aseveraciones y de las diversas experiencias y diligencias realizadas para el esclarecimiento de la verdad, poniendo de esa manera, al alcance de los jueces, los detalles necesarios, por ínfimos que parezcan".

Como se mencionara anteriormente, el vocablo aparece en 1912 a iniciativa de un funcionario policial, y actualmente por tradición, la policía científica en la Policía Federal Argentina (ex Policía de la Capital), conserva una de sus divisiones especializadas con el nombre de scopometría.

Bajo esta disciplina se procesan principalmente exámenes de documentos y la identificación de cosas en general por un método ideado y desarrollado en nuestro país. En un principio se ejecutaban las confrontaciones gráficas sin subordinación a ninguna metodología específica. Ante la dificultad de indicar cuál era el método usado, pasaron a referirse a un método propio: el scopométrico.

Estos peritajes nacen como consecuencia de la necesidad de distinguirse de los peritajes químicos, que por naturaleza son mayormente destructivos del material analizado, en tanto que, por el contrario, los procedimientos vinculados con la física y específicamente los exclusivamente ópticos y comparativos no lo son.

Los principios y leyes del sistema tuvieron repercusión internacional y fueron reglamentados por el decr. 15.963/46, donde se enuncian los peritajes scopométricos como misión del laboratorio policial, de la siguiente manera: "...realizar investigaciones científicas de orden físico, por medio de instrumental óptico adecuado y aplicación fotográfica, produciendo informes periciales requeridos por autoridades competentes en las averiguaciones de hechos delictuosos y otras irregularidades. Para ello, y por aplicación de métodos propios, se evacuan pericias scopométricas propiamente dichas, sobre documentos (falsificación de textos y firmas, adulteraciones, lavado, raspado, falsificación y adulteración de sellos), pericias mecanográficas (identificación de textos mecánicos, tiempos de ejecución), pericias sobre balística interior y exterior, pericias sobre elementos de efracción y varios".

Como se desprende de ese texto legal, la disciplina scopométrica en este tipo de peritajes es eminentemente de índole física y llama "pericias scopométricas propiamente dichas" a las documentológicas, incluyendo también en un principio los peritajes balísticos, que más adelante se independizan y adquieren autonomía propia; también incluye como rubro "varios" la comparación e identificación de cosas en general.

EL MÉTODO

Consiste en efectuar un minucioso análisis físico del material sometido a estudio, por medio de instrumental óptico adecuado a la investigación a realizar y de acuerdo con principios, métodos y procedimientos que, derivados del aporte científico, industrial y artístico, han recibido la denominación de scopométricos, en razón de que comprenden normas ineludibles que deben observarse para realizar las mediciones con precisión, para luego efectuar las comparaciones entre el material dubitado e indubitado sometido a análisis y de este modo establecer correspondencia o descartar un común origen (procedimiento de identificación).

El proceso de comparación consiste en encontrar elementos coincidentes en calidad y cantidad suficiente para poder abrir juicio categórico, y es fundamental para arribar a conclusiones de identificación o descarte.

La disciplina scopométrica utiliza este proceso de comparación y lo efectúa siempre en dos etapas bien definidas fundamentales para el sistema.

A la primera etapa se la denomina análisis extrínseco, consiste en el estudio general que se efectúa en el campo macroscópico, es decir, con pocos aumentos, y sirve para dar una orientación hacia la identificación o lograr un descarte.

La segunda etapa, llamada análisis intrínseco, es definitoria con respecto a la identificación, y consiste en un estudio pormenorizado, más fino y preciso en el campo microscópico, buscando detalles íntimos de los objetos en comparación que permitan dar una conclusión definitiva o de certeza.

El análisis extrínseco no permite la identificación, sólo puede llegar al descarte o bien en caso de coincidencias extrínsecas, abrir la puerta al análisis intrínseco que sí permite dar respuesta definitiva.

Básicamente ambas etapas se fundamentan en la búsqueda de elementos identificativos que suelen consistir en detalles de construcción de las piezas o elementos a comparar, así como también en defectos adquiridos por el uso o mal uso del instrumento que las produjo, o bien obedecen a cuestiones vinculadas con los hábitos (idiotismos) individuales de las personas que constituyen la esencia de su personalidad (su firma gestual).

Estos detalles o características identificativas propias de cada ser u objeto, son los detalles o puntos característicos de la identidad, los que para esta disciplina deben guardar una constancia y correspondencia determinada.

El proceso de identificación se basa fundamentalmente, al igual que en dactiloscopia, en que esas características identificativas estén igualmente ubicadas, situadas y dirigidas

No hay comentarios:

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com