02 julio, 2008

Seguridad Vial. Un desafío de todos

Según la Asociación Civil “Luchemos por la Vida”, en el 2007 murieron en todo el país unas 8104 personas (22 por día) en accidentes de tránsito. Nuestra Provincia se ubica en el 5° lugar de las estadísticas nacionales, por lo que se hace perentorio tomar medidas para detener este flagelo.
En un 10 % de los casos, las fallas del vehículo y la infraestructura vial son determinantes; pero la principal causa de accidentes mortales en rutas y calles (90 %) siguen siendo las malas prácticas de conducción.

Nota publicada en el N° 5 de la Gaceta de UADER, de abril de 2008

Envíenos su comentario a la siguiente direccion: gaceta@uader.edu.ar


A instancias del Poder Ejecutivo Nacional, ha ingresado al Congreso de la Nación un Proyecto de Ley de Tránsito, con la intención de modificar la normativa vigente (Ley N° 24449). Esta iniciativa, que desde el 13 de marzo ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, se da en el marco de la presentación del Plan Nacional de Seguridad Vial, realizada a principios de año por la Presidenta Fernández, acompañada por la totalidad de su gabinete y por gobernadores de 15 provincias argentinas.
Desde la Presidencia se pretende instalar el tema de la seguridad vial como política de estado, fijándose como objetivo fundamental el de disminuir en los próximos 5 años, el 50 % de las muertes que se producen en accidentes de tránsito en todo el país.
La propuesta comprende una batería de medidas, entre las que se encuentra la creación de la AGENCIA NACIONAL DE SEGURIDAD VIAL, organismo de carácter autárquico que será, a partir de entonces, la instancia superior en materia de seguridad vial. Se prevé además revitalizar el actual REGISTRO NACIONAL DE ANTECEDENTES DE TRÁNSITO (ReNaT) para permitir, entre otras funciones, contar con una base de datos de las actas, infracciones, infractores o inhabilitados que se registren en todo el país. El organismo también contribuiría a establecer un único código de procedimiento de juzgamiento, superando así la actual dispersión de formas y garantizando la efectiva aplicación de sanciones. En relación a esto último se ha formulado una nueva medida cautelar para aquellos conductores sorprendidos en la comisión de graves infracciones-como conducir alcoholizado, violación del semáforo en rojo, etc - consistente en el retiro de la licencia de conducir, por un plazo de 30 días.
Respecto de las medidas de control, se está proponiendo un sistema automatizado de control de velocidad mediante la radarización de rutas nacionales y autopistas; el control automático en estaciones de peaje; un sistema de monitoreo satelital (GPS) para vehículos de transporte de carga y de pasajeros; la unificación de los controles de alcoholemia; y la adecuada verificación técnica vehicular. Asimismo, se sugiere la formación de un “observatorio vial” con la función de requerir a las automotrices mayor seguridad en los nuevos vehículos, tales como alerta sonora de cinturón de seguridad, doble airbag, frenos ABS con sistemas antibloqueo, entre otros.
Finalmente, a efectos de incorporar de forma obligatoria contenidos de educación vial en todos los niveles, el proyecto incluye la creación del PROGRAMA FEDERAL DE EDUCACIÓN VIAL, a través del cual se capacitará a docentes, fuerzas de seguridad y a aquellos que pretendan rendir el examen de conducción, además de instrumentar una campaña permanente de prevención en los medios masivos de comunicación.

Escenario provincial
La situación en Entre Ríos es un reflejo de lo que sucede a nivel nacional. Con más de 340 muertos por año, la Provincia ocupa los primeros lugares en las estadísticas nacionales - después de Bs. As., Santa Fé, Córdoba y Mendoza - , si bien en los últimos tiempos éstas se han visto fuertemente cuestionadas, dada la exagerada disparidad que presentan unas de otras¹.
Lo cierto es que ya no se puede negar la gravedad de las circunstancias y las autoridades políticas de la Provincia se han percatado de ello. En este sentido, el Gobernador Urribarri, en ocasión del lanzamiento del Plan Nacional expresó: “Entre Ríos va a adherir al planteo nacional, no sólo con decisión política sino con los recursos humanos y tecnológicos necesarios”.
Desde 2004, en Entre Ríos funciona el Consejo de Seguridad Vial, integrado por representantes de la Policía, la Subsecretaría de Seguridad, la Dirección de Transporte, la UADER, y el Consejo General de Educación.
La Universidad, para conformar este equipo interinstitucional de carácter consultivo, esta representada por el Ing. Natan Aristein, actual responsable de la Licenciatura en Accidentología Vial, que se cursa en la Facultad de Ciencia y Tecnología; y por el Lic. Leonardo Blanco, Profesor de la cátedra de Comunicación y Sistemas de Relaciones Humanas, de la Licenciatura en Psicología de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales.

Dos aportes desde la UADER
Consultado Aristein², reconocido asesor en temas de accidentología vial, acerca de la futura implementación del Plan Nacional, afirmó que “nuestro gobierno provincial quiere ser un precursor a nivel nacional, por eso se esta poniendo mucho énfasis en la cuestión de la seguridad vial. Es muy importante que se dé la dimensión política, porque es espantosa la cantidad de accidentes que se producen en el país, lo cual incide sustancialmente en el PBI. Con más de diez mil muertes anuales, se están perdiendo entre cinco y diez mil millones de dólares en atención de los emergentes de los accidentes. Esa es la cifra que desembolsa Argentina en insumos humanos (policías, médicos, abogados, peritos accidentólogos, bioquímicos, entre otros), hospitalarios (atención provisoria o permanente de accidentados) y en atención post-accidente (kinesiólogos, fisiatras, psicólogos y psicopedagogos) para la atención de personas implicadas en accidentes de tránsito de todo tipo”, puntualiza el Ingeniero.
Respecto del estado de situación en Entre Ríos, expresa: “hay dos cuestiones que son medulares: la capacitación y la educación vial, acompañados de un control en cuanto al cumplimiento de las normas de tránsito vigentes y la sanción correspondiente”.
En referencia a la efectividad de las normas, Aristein sostiene que “si no hay control y nadie cumple las leyes esto se vuelve un caos. En Israel aplican el criterio de que el infractor se vea afectado en su propio bolsillo. La gente sabe que si no se coloca el cinturón de seguridad cuando sube a su vehículo, si es advertido por la autoridad competente, se le aplica una multa de U$s 300. Si no la paga, le llegan un par de intimaciones y al cabo le confiscan el auto. Lo mismo sucede en Alemania, Inglaterra, Chile y Uruguay. Son más respetuosos”.
En cuanto al tema de la capacitación, Aristein afirma: “Yo mismo he dado cursos en Concepción del Uruguay, Chajarí, Villaguay y Paraná. He advertido numerosas falencias, como por ejemplo que no saben confeccionar un croquis para llevar a la aseguradora. La Policía de criminalística sí esta preparada, pero no en todos los accidentes participa, sino sólo en aquellos en que hay heridos. Es por ello que hemos resuelto dar cursos de planimetría para los municipios”.
De todos modos, “la gente involucrada en el tema esta ávida de recibir información. De los seminarios que expusimos en Chajarí y Villaguay, desarrollado en el marco de un proyecto de extensión desde la UADER, participaron entre 80 y 120 personas”.
Finalmente, agrega que “hay factores, como la infraestructura, que intervienen en la conformación de los siniestros: por ejemplo la señalización vial, que presenta un déficit importante en E.R. Pero es el factor humano el de mayor incidencia. Se estima que cerca del 90 % de los accidentes son provocados por imprudencia de los conductores. Muchas personas cuando conducen demuestran un desprecio total por la vida humana, por la propia y eventualmente por la de su familia”.

El Lic. Leonardo Blanco, desde la psicología, entiende necesaria una nueva mirada al problema. “Partamos de esta hipótesis para pensar: Seguridad vial, ¿es un tema de hace cuánto? ¿10, 20, 30 años?, ¿Las estadísticas bajaron?, se han aplicado programas al respecto, ¿están mal aplicados?, ¿Se diseñan programas ideales que fallan en la aplicación?. Quizás estamos abordando la problemática desde modelos que no están dando los resultados que esperamos. Por ejemplo, hoy en día pensar en seguridad vial implica echar mano del triángulo accidentológico, integrado por: hombre, máquina, medio ambiente. Pero ¿qué partes de un auto no las hizo un ser humano?, ¿qué de la construcción de ese objeto no es cultural y humano?, ¿qué del ambiente no hace el humano?”.
El especialista señala que “hay que cambiar los paradigmas desde los cuales estamos abordando el problema. Metodológicamente, creo que queda aclarado que como se vienen haciendo las cosas, no están resultando. De hecho, hoy te morís más en Argentina que en otro país. Por ello es necesario realizar un cambio, no ya programático sino paradigmático. Tener una revolución paradigmática, como decía Thomas Kuhn”.
Sobre el rol de la universidad en este sentido, Blanco considera que sería el de “generar una epistemología convergente, es decir, pensar esta problemática desde distintos campos disciplinares. En esto la Universidad tiene mucho que ver, en generar una visión democrática del fenómeno”. Y agrega “sobre todo avanzar en investigaciones sobre modelos de paradigmas. No tantas investigaciones sobre si las cargas en los vehículos de transporte se llevan de tal o cual manera, porque si se tiene el vehículo en las condiciones en las que se tiene que tener y se hacen las cosas como se deben hacer, realmente los números serían otros. Los números de la estadística no se dan sólo por puentes mal hechos, semáforos que son truchos, o porque los autos no están en condiciones, sino por conversaciones mal sostenidas, por ideas instauradas que no quieren ser debatidas. Hay que empezar a leer otros autores como Maturana, Varela, Morín. Hay modelos teóricos de los años 50 que aún en Argentina no se toman para producir teoría, modelos de enraizamiento de lo conceptual.
Es necesario abrir la cabeza a nuevos paradigmas para pensar esto, para lograr la transformación en Argentina”.

A modo de epilogo
Es indudable que el tema de la inseguridad vial en nuestro país y en nuestra provincia se caracteriza por su complejidad, dado los numerosos factores que intervienen en él. Aún en esta breve aproximación al tema, es fácil advertir la preeminencia del factor humano por sobre los demás y la consecuente necesidad de producir los cambios culturales que modifiquen, principalmente, los malos hábitos de conducción. En esto la Universidad tiene mucho para decir.
Pero quizás, ante el fracaso de los enfoques tradicionales y sus certezas duras de cuestionar, el mayor y mas novedoso aporte sea el de poder examinar el problema (que va adquiriendo caracteres de endemia) desde una nueva perspectiva, fruto del debido debate que desde las distintas disciplinas del conocimiento implicadas deben darse .
Este es uno de los nuevos desafíos que la Universidad, en su rol social, viene asumiendo para sí.

(1) Según el ISEV (Instituto de Seguridad y Educación Vial), la cifra de muertos en accidentes durante el 2004 fue de 12.260; para la Asociación Luchemos por la Vida fueron 7.100; mientras que para el ReNat fue sólo de 4.111 personas fallecidas.

(2) Es ingeniero mecánico, con especialización en pericias accidentológicas, y director de una consultora técnico-Jurídica en temas relacionados a la materia vial.

1 comentario:

Darío Dans dijo...

Muy bueno el articulo. Quisiera agregar un par de cosas.

La primera tiene que ver con la mirada que se hace del problema en otros países. A muchas personas aparentemente les fascina hacer comparaciones que, aunque entretenidas, no aportan nada a la solución del problema. Ni la observación, ni la aplicación de recetas mágicas. El hecho es que todo es distinto. Empezando por las pautas culturales y la educación de los diferentes pueblos. Ya con esto nos basta. Ni hablar de los vehículos, la red viaria, etc, etc.

La segunda tiene que ver con el cambio de paradigma propuesto. Aunque interesante, sería bueno primero empezar con lo que ya tenemos. El error esta en decir:”creo que queda aclarado que como se vienen haciendo las cosas, no están resultando”. La realidad es, que no se ha hecho nada. Los intentos tienen que ver más que nada con tibias campañas de concientización (muy de moda por cierto, en cuanta problemática se nos cruce por la mente). Lo cierto es que muy poco se ha hecho para empezar a solucionar el problema.

El tema da para mucho más, pero no quiero cansar por ahora.

Muy bueno el blog… Saludos

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com