04 agosto, 2008

Biografías

Biografía de Hans Gross









Fue un juez de instrucción Austríaco cuya máxima preocupación en la vida fue poner a disposición de la justicia técnicas científicamente válidas y útiles en la práctica para la investigación de delitos. (seguir leyendo)



Biografía de Juan Vucetich

http://www.mseg.gba.gov.ar/Juan%20Vucetich/imagenes/vuce%20home.gif


Aprende más sobre la vida de éste precursor de la ciencia criminalística en la Argentina, considerado el padre del moderno estudio de las huellas digitales. (seguir leyendo)


Biografía de Edmond Locard


“El tiempo que pasa es la verdad que huye” dijo éste Criminalista considerado pionero en la teorización de la investigación científica del delito. (seguir leyendo)

02 agosto, 2008

Cotejo pericial de tierras


Introducción


Si se realizara un corte transversal en un lugar determinado, la tierra mostraría un patrón estratificado, formado por capas, cada una de las cuales se denomina horizonte, y al conjunto de capas presentes, perfil del suelo. A pesar de que los suelos difieren mucho, casi todos consisten de dos o más capas horizontales, ubicadas una sobre otras. En el perfil de un suelo típico se reconocen tres horizontes principales: A, B y C. El horizonte A0 es el más superficial y en él se acumulan hojas, restos de plantas muertas, de animales, etc. El horizonte A acumula el humus por lo que su color es muy oscuro. El agua de lluvia lo atraviesa, disolviendo y arrastrando hacia abajo iones y otras moléculas. A esta acción se le llama “lavado del suelo” y es mayor cuando la pluviosidad es alta y la capacidad de retención de iones del suelo es baja (suelos poco arcillosos). En los climas áridos el lavado puede ser ascendente, cuando la evaporación retira agua de la parte alta del suelo, lo que provoca la llegada de sales a la superficie (salinización del suelo). Por debajo del horizonte A, se encuentra el B o subsuelo, que es la zona de infiltración y acumulación de los minerales lixiviados desde arriba, su color es más claro que el horizonte A y contiene más arcilla. Más abajo está el horizonte C que es la roca madre original de la cual se deriva el suelo.


Los componentes inorgánicos de los suelos comprenden pequeños fragmentos de roca y de minerales de varias clases. El tamaño de las partículas varía en tamaño desde grandes cantos rodados hasta partículas pequeñas de arcilla que tienen menos de 2µm de diámetro. Las cuatro clases de partículas inorgánicas son: arena gruesa, arena fina, limo y arcilla.

En todo suelo hay materia orgánica, llamada humus. En un suelo del desierto puede estar en una proporción del 1%, mientras que en la turba la proporción llega al 100%. Una cifra media común a bastantes suelos sería la de un 5% (2% de carbono). Está formada por restos de organismos muertos, excreciones, etc.; tan profundamente transformados que ya no puede advertirse, normalmente, su estructura original.

Su composición química es muy variada, pero conforme pasa el tiempo los productos orgánicos que son más fácilmente degradables van desapareciendo, al final van quedando en mucha más proporción las moléculas orgánicas con enlaces resistentes a la degradación biológica (moléculas aromáticas con abundancia de ciclos y anillos, fenoles, funciones ácidas, etc.,).

El humus se encuentra, en su mayor parte, adherido a la arcilla


ESTUDIO FORENSE. TOMA DE MUESTRAS.

Este tipo de muestras resulta de sumo interés en numerosos casos delictivos, como cuando se intenta determinar si un sospechoso estuvo en determinado lugar, a través de las tierras adheridas a su calzado, ó si un vehículo estampó las huellas que se encontraron en el lugar de los hechos, etc.

Cuando un suelo embarrado es pisado por un calzado o los neumáticos de un vehículo, en los dibujos de la suela o el caucho queda adherida la tierra, que sólo puede retirarse por lavado o con la ayuda de algún elemento de raspado. Cuando la tierra está seca en cambio, la adherencia es menor y más lábil. Por otro lado, el suelo mojado (barro) adhiere una tierra más rica, en la que las partículas grandes quedan incluidas, en tanto en la tierra seca estas partículas mayores caen por su propio peso. En caso de ser arena, las partículas minerales quedan adheridas con mucha facilidad, en los surcos y en los pliegues de las telas.

Un pie calzado o un neumático adhieren la tierra de la superficie del lugar, sin alcanzar mayor profundidad que la determinada por la dureza del terreno. Por lo tanto, a la hora de tomar la muestra del lugar del hecho para cotejar con la incriminada, es necesario recordar que la muestra no debe ser tomada con pala, ahondando en profundidad, ya que la tierra se presenta estratificada y con diferencia de escasos centímetros puede hallarse composición diferente. Por ello, se aconseja la toma de muestra de la tierra del suelo mediante cuchara o elemento similar, que recoja sólo la tierra superficial, que es la que esperamos hallar adherida a los objetos en estudio. Sólo en casos de enterramientos, como por ejemplo si se ha utilizado una pala para enterrar un cadáver y en la misma quedó tierra adherida, está indicado efectuar excavación y una vez delimitado el hoyo, tomar mediante cuchara una muestra de cada estrato del mismo, a fin de determinar cual de ellos posee igual composición que la adherida a la pala.

La toma de muestra de los vehículos debe realizarse de entre los dibujos de los neumáticos y paralelamente de los pasaruedas, ya que de los primeros puede desprenderse la tierra originalmente adherida por el rodamiento, la cual se pega en los pasaruedas quedando adherida hasta tanto no sea retirada voluntariamente. En los calzados, debe tomarse fundamentalmente la tierra incrustada en las suelas, como también en las partes superiores. También suele ser de interés levantar del interior de un vehículo la tierra depositada en las alfombras. Con respecto a las tierras adheridas a las ropas, cuando ésta es escasa puede recurrirse al lavado de la prenda y posterior tamización del agua para recoger la tierra desprendida, que luego se seca en estufa.

Al levantar la tierra del lugar, debe tenerse en cuenta que un mismo terreno puede poseer tierras diferentes en distintos sectores por lo que es conveniente tomar varias muestras de distintos lugares, convenientemente rotuladas, numeradas e indicadas en un croquis del lugar. También debe hacerse hincapié en levantar todo tipo de elemento extraño hallado sobre la tierra, como ser partículas de ladrillos, de carbón, pastos secos, semillas, etc., porque alguno de estos elementos puede ser hallado en el objeto a peritar.


MÉTODOS DE ANÁLISIS.

Para desarrollar la técnica se requiere un laboratorio mínimo en el que se cuente con:

- Balanza de precisión

- Microscopio comparador

- Tamices

- Centrífuga

- Estufa

- Espectrofotómetro

La técnica propuesta se desarrolla en una serie de pasos, en los que se van cotejando diversos parámetros, de manera que al final, la igualdad de comportamiento de las muestras en todos los pasos permitirá dar un resultado positivo, en tanto que si dos o más pasos arrojaron resultados diferentes, podrá afirmarse que las tierras son diferentes entre sí.

Dado que la posibilidad de adherirse a las prendas, calzados o neumáticos, las partículas de mayor peso presentes en las tierras, es menor que la del resto del material, el cotejo completo se realiza sólo con la fracción fina de la muestra recolectada, esto es la que pasa por un tamiz de malla determinada. El resto del material se observa macro y microscópicamente para determinar si existe el mismo tipo de partículas; en caso de hallarse faltantes en la muestra dubitada, se debe sospechar la pérdida de las mismas, lo que no invalida la posibilidad de un cotejo positivo

Primeramente se procede al secado y disgregación de la tierra que será objeto del examen. Luego, se procede a la tamización para separar la fracción gruesa (impurezas de tamaño considerable: trocitos de ladrillo, pasto, carbón, vidrios, etc.) de la fracción fina. Ambos se estudiarán por separado.

En el caso de la fracción gruesa, se procede al examen con lupa e iluminación adecuada, en busca de partículas identificables; todos ellas se discriminarán por tipo y se reservarán en bolsas de nylon ó celofán.

Luego, se determina la densidad de la fracción fina, lo que se vincula directamente con su composición: cuanto mayor cantidad de componentes orgánico ú arcillosos contenga, frente a componentes minerales, menor será la densidad. Para su determinación se toman tantas probetas de 10 ml como muestras se cotejan, se tara cada una de ellas y se pesa en las mismas entre 1 y 3 gr. de la fracción fina de la muestra de tierra a cotejar. Seguidamente se agrega agua destilada sobre la tierra, agitando bien para su suspensión total, lavando las paredes de la probeta a medida que se va llenando, y enrasando en la marca de 10 ml de cada probeta. La probeta con agua y tierra se vuelve a pesar.

El cálculo de densidad se realizará por el clásico método de picnometría para la determinación de densidad de sólidos que tiene en cuenta que si la probeta contenía solo agua hasta la marca de 10 pesaría 10 gr. (dado que se trabaja con agua destilada), y por otro lado la tierra sola pesa 1 a 3 gr., según la cantidad elegida. Al agregar la tierra en la probeta este desplaza un volumen de agua igual al propio, por lo que si enrasamos la probeta a 10, la diferencia entre las dos pesadas es el peso del agua desplazado por la tierra.

Se procede luego a la determinación del pH, que normalmente arroja resultados constantes. Sin embargo, en caso de existir alguna sustancia de interés forense depositada en las tierras, la variación del pH que puedan provocar resulta un elemento de cotejo relevante.

La bibliografía recomienda luego un estudio de sedimentación (directo y por centrifugación), con posterior extracción de sedimento, secado sobre papel de filtro, con determinación y cotejo de color, textura, etc. para lo cual no son indispensables conocimientos en geología, sino que se recurre a tablas especializadas (tabla Munsell de colores) y cotejo directo con la muestra y los testigos.

Finalmente, se puede examinar la muestra bajo microscopio de comparación, someterse a espectrofotometría (el sobrenadante de la centrifuga) ó analizar los componentes orgánicos de la tierra mediante cromatografía gaseosa-espectrometría de masas, según la disponibilidad material. Para esto último se procede a la extracción de los componentes del sobrenadante de la centrífuga mediante cloroformo a pH ácido, neutro y alcalino, juntando los extractos para realizar una única corrida.

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com