04 febrero, 2011

El imputado quedo libre y un crimen impune


Foto: Pedro Castanio quedó libre. (El Diario)

Rechazó en un juicio oral y público el informe forense en el cual tres médicos y una especialista en Anatomía Patológica confirmaban una muerte por estrangulamiento. Sostuvo que fue un infarto y retiró la acusación.

La fiscal de Cámara Cecilia Goyeneche dio su propio dictamen médico –siendo abogada–, rechazando el informe autópsico que se le realizó a una mujer fallecida. Hay que agregar que el mismo había sido firmado por tres galenos y una especialista en Anatomía Patológica.

Basándose, en la lectura de las especificaciones brindadas por el profesor Osvaldo Raffo –reconocido médico legista, autor de numerosos libros, entre ellos “La Muerte Violenta”, donde brinda su apreciación respecto a los signos que deja en un cuerpo un homicidio por estrangulamiento manual–, la fiscal encontró diferencias con lo diagnosticado por los médicos locales y optó por rechazar que Juana Martínez, de 52 años, haya sido estrangulada.


El caso empezó a investigarse luego del fallecimiento de Martínez, en la ciudad de Strobel, en el departamento Diamante. La mujer desapareció de su casa el 22 de octubre de 2006 en horas de la tarde y fue encontrada muerta el 23 a la 1,45 de la madrugada.


El médico de la Policía, al ser informado por los familiares que la víctima padecía serios problemas cardíacos, colocó en la ficha de su informe un paro cardiorespiratorio, pero dejando en el mismo renglón “a disposición de la Justicia”.


No obstante, el cuerpo pasó a ser velado en una funeraria y ciertas versiones de boca de un par de vecinos hicieron dudar sobre las causas del deceso, lo que motivó que el juez de Instrucción de Diamante ordenara el traslado del cuerpo a la morgue judicial de Oro Verde.


Luego de que finalizaran todos los peritajes médicos de rigor, los doctores Luis Leonardo Moyano, jefe del departamento Médico Forense del STJ; Daniel Morra, médico Forense de Diamante y Luis Molteni, médico Forense de los Tribunales de Paraná, elevaron al magistrado a cargo de la causa el diagnóstico médico legal confirmando oficialmente que “la muerte de Martínez, Juana María Graciela, se produjo por Asfixia Mecánica por Estrangulamiento”, lo que derivó en la detención del esposo de la fallecida, Pedro Castanio.


Para llegar a esta conclusión, entre una gran cantidad de ítems que se especifican técnicamente dentro del informe médico se destacan “hematoma en región retrofaringeo”, lo que en el debate se explicó como que únicamente se puede producir cuando alguien ejerce presión en el cuello de una persona, logrando causar ese hematoma detrás de la faringe.


También se especifican como normales en estos casos, en la zona interna del cuello la existencia de petequiado –pequeñas manchas rojas producidas por sangre y que se forman cuando se rompen capilares-, en mucosa de la laringe, en zona interna de la tiroides y en planos musculares. Pero quizá lo más grave y contundente fue la fractura del asta derecha del hueso hioides, una particularidad de la muerte por estrangulamiento manual, según apuntan los galenos.


Para brindar un mayor porcentaje de certeza a los resultados autópsicos, se enviaron todas las muestras de tejidos y el hueso hioides al laboratorio de la doctora Silvia López de Bertero, médica cirujana, especialista en Anatomía Patológica, quien confirmó las lesiones que los médicos analizaron como compatibles con estrangulamiento con descripciones macroscópicas y microscópicas del material estudiado.


Al margen de que la fiscal de Cámara Cecilia Goyeneche dio crédito a los testimonios de los hijos de la víctima –a la vez hijos también del acusado- de que su padre sería incapaz de matar de esa manera a su esposa, lo llamativo de los alegatos finales fue que en lugar de plantear la imposibilidad de sostener la acusación con la que Pedro Castanio fue llevado a juicio, por no poder situarlo como autor, o ante la falta de testigos que admitan haberlo visto cometer el crimen, atacó directamente el dictamen médico, sosteniendo de plano que la mujer solamente murió por un hecho desgraciado: infarto masivo


El 22 de octubre de 2006 en Strobel ocurrió una desgracia, la señora Martínez sufrió un infarto masivo que le produjo la muerte, pero esa desgracia no fue interpretada de esa manera, sino como un hecho atribuible a alguien y no como la desgracia que fue”, alegó la fiscal en el debate.


Más adelante, la fiscal Goyeneche dijo que “el médico forense es falible en esto, se cuenta con un análisis anátomo patológico que da cuenta de una asfixia, pero que todas estas alteraciones también podrían ser explicadas por una muerte natural, cardiorespiratoria. Por otro lado se tiene el dato de que la víctima en la mañana del hecho manifestó que tenía dolor de estómago y en el brazo, los que son síntomas de una afección cardíaca”, alegó Goyeneche.

Finalmente citó al autor Osvaldo Raffo, quien había sido mencionado además por el vocal del tribunal, José María Chemes, al interrogar a los médicos que investigaron el hecho debido a que sostiene que “en el estrangulamiento manual, el estima ungueal –marcas de uñas en el cuello- pueden faltar, pero la esquimosis –moretones por la presión de los dedos- nunca. El cuello de Juana Martínez no tenía estas marcas, pero los forenses locales aseguran haber tenido otros casos en los que esas marcas tampoco aparecieron y sin embargo se trataba de un estrangulamiento (Caso Wilma Mezza).


Como corolario de esto, el tribunal, integrado por los vocales José María Chemes, Daniel Perotti y Ricardo González, argumentó en su resolución que estaba impedido por jurisprudencia de pronunciarse de otra forma que no sea la absolutoria, al haberse desistido de la acusación fiscal.

Fuente: El Diario

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estas noticias provocan impotencia y bronca. No podemos seguir con tanta incompetencia, con gente que opina sobre cuestiones que no le son de su competencia y hacen que hechos de injusticia no se resuelvan.

Anónimo dijo...

Me adhiero al desistimiento fiscal y al vocal Jose Maria Chemes. Estoy legitimado para decirlo. Sere breve. Este caso es identico al mio, pareceria estar escuchando los argumentos de Moyano y Cia y a la Dra de Bertero como si fueran los de Sicher y Martin Ruben Laguens, los que se pronunciaron en mi audiencia. Los medicos tambien son falibles pero aqui estoy yo habiendo pagado con 4 años y medio de mi juventud por lo que a mi criterio fue un accidente.

Anónimo dijo...

No entiendo por qué titulan la nota diciendo que quedó un crimen impune, cuando no se demostró que haya sido crimen...

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com