30 diciembre, 2011

Identificación Dactilar Positiva en caso de Cirugía Destructiva



Huellas de Taveras son posible de identificar pese a operación

Yuliza Serracín

Según Abdiel Rentería, experto del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, si la herida es leve, la piel se regenera rápidamente y no habrá inconveniente. Si la herida es profunda con cicatrices permanentes, igualmente se constituye un punto de identificación. También el Director del Instituto de Medicina Legal, Humberto Mas explicó que de las autoridades de la República Dominicana no han recibido “un pliego de comparación” de Taveras.



La fotografía muestra las heridas tras la operación que se realizó el dominicano Fermín Taveras. Foto: Xinhua








2011-11-25 Las huellas dactilares del dominicano Fermín Taveras, -sindicado por supuesta complicidad en el homicidio de cinco jóvenes de ascendencia asiática en La Chorrera- podrían ser identificadas a pesar de practicarse una operación en los diez dedos de la mano. 

Así lo aseguró Abdiel Rentería, Subdirector de Criminalística de Instituto de Medicina y Ciencias Forenses del Ministerio Público, esta mañana durante conferencia de prensa. 

Rentería explicó que si las heridas son profundas o con cicatrices grandes, se puede complicar la identificación, pero no es imposible. Agregó que si las heridas son leves, la piel se puede regenerar. En el caso de Taveras, las heridas fueron hechas de manera lineal, por lo que se puede interrumpir la huella, pero no borrarse, pues hay un punto para realizar la identificación. 

Por otra parte, hasta el momento Panamá no ha recibido un pliego de petición de comparación de huellas dactilares del acusado por parte de las autoridades de República Dominicana, donde el señalado mantenía cuatro identidades distintas, dijo Humberto Mas Calzadilla, director general del Instituto de Medicina Legal. 

Taveras fue extraditado de República Dominicana a Panamá, el pasado lunes 21 de noviembre. Allá se realizó la operación para borrar sus huellas dactilares y se cambió el color del cabello.

27 diciembre, 2011

El retrato del psicópata


María Sánchez-Monge | Madrid 


Viven entre nosotros y no siempre son violentos. Mienten, manipulan y no tienen ningún sentimiento de culpa. Hacen la vida imposible a quienes les rodean, pero suele ser difícil 'cazarles'. Son los psicópatas integrados. A veces llegan a ser encantadores, aunque sólo es una fachada. En las relaciones de pareja, a menudo, se presentan como príncipes azules y prometen la luna. Hasta que emerge el maltratador -físico o psicológico- y el cuento termina en tragedia.

Las uniones sentimentales son uno de los nichos en los que estas personas despliegan su personalidad. El experto en psicología jurídico-forense y criminológica José Manuel Pozueco Romero ha elegido como tema para su tesis doctoral a los psicópatas integrados en las relaciones amorosas. "Pretendo extraer una serie de recomendaciones para las víctimas, que son las que mayor importancia tienen y las que realmente lo pasan mal, ya que ellos ni sienten ni padecen", declara. Para proteger a quienes sufren sus desmanes, lo primero que hace falta es dejar claro qué es y qué no es un psicópata.

El término 'psicópata' tiene ya más de dos siglos de vida, pero su significado sigue suscitando una gran confusión. Prueba de ello es que aún hay sentencias que exoneran de culpa a estas personas o reducen su pena por la supuesta enfermedad mental que padecen. Sin embargo, los estudiosos tienen claro que no estamos ante una patología psiquiátrica, sino una forma de ser. "Son plenamente imputablesporque tienen sus capacidades intelectiva y volitiva intactas. Es decir, saben lo que hacen y quieren hacerlo", explica Pozueco Romero.

El propio Robert Hare, psicólogo de la Universidad British Columbia de Canadá que se ha convertido en un referente indispensable en esta materia, sostiene la tesis de que los psicópatas son más malos que 'locos'. El sistema de diagnóstico que desarrolló este experto (ver gráfico), denominado PCL-R, es la herramienta que hoy en día se utiliza en todo el mundo para identificarlos.

Entre los rasgos característicos de dicho método de diagnóstico hay algunos muy extremos, como la versatilidad criminal, el pobre autocontrol de sus conductas o la delincuencia juvenil. Sin embargo, otros nos resultan mucho más familiares: locuacidad y encanto superficial, necesidad de estimulación y tendencia al aburrimiento, impulsividad, insensibilidad afectiva y ausencia de empatía... ¿Quién no conoce a alguien que reúna alguna de estas facetas? Cuidado: sólo se considera psicópatas a los que presentan muchas de ellas y en un grado elevado.

Asesinos en serie

Cuando pensamos en esta clase de individuos, generalmente no miramos a nuestro alrededor. Lo primero que evocamos es la imagen de un asesino en serie. En los últimos años hemos tenido múltiples muestras, como el caso del ruso Alexander Pichushkin, detenido en 2006 tras asesinar a 49 personas desde 1992 hasta poco antes de su captura. Conocido como 'el asesino del ajedrez', pretendía que sus víctimas igualaran el número de casillas de un tablero de dicho juego, es decir, 64.

Pichushkin, que no mostró arrepentimiento alguno en su juicio, puede ser calificado como psicópata sin lugar a dudas. De hecho, casi todos los asesinos en serie responden a este perfil. Pero igual de cierto es que la mayoría de los psicópatas no llegan a ingresar en prisión y, seguramente, ni siquiera cometen delitos a lo largo de su vida. Y no es porque sean mejores personas; simplemente, no entraba en sus planes.

La cuestión es que estos sujetos son muy abundantes. No hay estudios al respecto, pero algunos expertos estiman que la psicopatía puede afectar al 1%-2% de la población, lo que supondría hasta 900.000 personas en España.

Entre quienes se dedican a indagar sobre los psicópatas existe la conciencia de que la sociedad actual potencia dicho modo de sentir y actuar. Por ello, vaticinan una epidemia de sociópatas, que es tal vez la denominación más afortunada. Al fin y al cabo, si se le pudiese llamar enfermedad, sería una patología social. Los psicópatas no nacen, sino que se hacen. Hasta ahora no se ha encontrado ninguna base biológica o genética que les caracterice de forma inequívoca.

"Es algo muy triste", apunta Pozueco Romero. "Y lo peor es que empiezan a darse casos en chavales de muy corta edad, algunos de los cuales cometen delitos gravísimos, como asesinatos y agresiones sexuales", se lamenta.

Puesto que no se trata de una enfermedad, no mejora con fármacos. Por otro lado, los intentos de rehabilitación han resultado infructuosos. La única forma de atajar el problema es la prevención. Algo muy difícil en una sociedad en la que, según el psicólogo, predomina el "superegocentrismo" y el afán de "tenerlo todo al precio que sea".

En cuanto a las víctimas de estos sujetos, recomienda mucho sentido común. "Si se te presenta alguien que te ofrece una vida de película, desconfía", aconseja. Una persona con "la vida bien configurada y un carácter poco dependiente estará más protegida, pero no debemos subestimar las capacidades de estos sujetos", advierte.



24 diciembre, 2011

Encriptofilia


La encriptofilia es la atracción que sienten ciertas personas (mayormente mujeres) por mantener un romance con asesinos, golpeadores, presos, etc. Pero entonces ¿Qué lleva a alguien a enamorase de un criminal?

Según el doctor Miguel Ángel Maldonado, perito y psiquiatra forense, el tema de las mujeres que se ponen de novias con presos o condenados fue ampliamente estudiado y recibe el nombre de encriptofilia: “Es una forma de parafilia, una de las desviaciones de la normal dirección de la esfera afectiva –explica el médico- que se relaciona con una fantasía en relación a poder ayudar, al ejercicio de un tipo especial de maternidad y a la posibilidad de protección de la persona que está privada de la libertad”, dice Maldonado. (Fuente:http://www.minutouno.com.ar/minutouno/nota/49993/)

A muchas mujeres las fascinan los reclusos. Desde el Servicio Penitenciario bonaerense explican que la forma más popular que tienen los internos (hombres y mujeres) de encontrar pareja es a través de las visitas. Así conocen a familiares o amigos de otros reclusos, o éstos los contactan con alguien más, del afuera.

Pero según Orlando Barreiro, ex director de la Unidad 8 de mujeres, ellas prefieren relacionarse con otros detenidos. “Buscan a alguien que les garantice la visita, lo que no sucede con los hombres que están libres”, explicó a Trama Urbana, sabedor de que la mayoría de las presas son abandonadas por sus novios o maridos apenas se cierran las rejas. “¿Viste que afuera de Olmos (Unidad 1) muchas mujeres pasan la noche esperando para visitar a sus esposos? Bueno, con las mujeres no pasa lo mismo”. Otra vez… el adentro tan parecido al afuera.

Conozco el caso de un secuestrador que hace muchos años fue condenado por casos resonantes, conoció a una mujer en la cárcel, salió pese a tener reclusión perpetua, con accesorias, y ahora están a punto de separarse”.
¿Cómo es eso? “Ella le reclama que ya no hablan como antes y él explica que ya no tiene mucho que decir”, revela Maldonado, “porque estando en prisión él le contaba anécdotas de pabellones, o comentaba los libros que ella le llevaba y ahora está en otra cosa”.
Por lo que cuenta el psiquiatra, ya no es el chico malo que cobraba suculentos rescates y vivía en el anonimato, sino “un hombre que trabaja, quiere pasar inadvertido y está preocupado en vivir lo mejor posible lo poco que le queda”. (De la página del servicio penitenciario bonaerense, Ministerio de Justicia)

Hasta el momento se conoce muy poco sobre el tema.

Ejemplos de encriptofilía:

1) Berta André, también conocida con el apodo de “Pochi”: la nocvia actual de Barreda. (Barreda asesino a sus suegra, espoda y dos hijas)

2) La nueva pareja de Fabian Tablado (Fabian asesino a su ex novia de 113 puñaladas)


América Latina abre el debate sobre el femicidio


Cinco países de América latina han tipificado penalmente el homicidio de mujeres por razones de género, mientras que en Argentina hay tres proyectos de ley para que el femicidio sea incluido como figura penal.



Publicado en http://www.diarioregistrado.com/ el sábado 17 de diciembre de 2011



Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Chile y Colombia son los países con legislación de estas características.  

En tanto, las legisladoras con mandato cumplido, Cecilia Merchán, por un lado, y Fernanda Gil Lozano, por el suyo, presentaron iniciativas en ese sentido, a la que se suma otra de la diputada Margarita Stolbizer. 

El femicidio está reglamentado -con variantes- en Chile, Costa Rica, Guatemala y El Salvador.

Las leyes de Costa Rica y Chile sólo hablan de femicidio en relaciones de pareja, en tanto las de Guatemala y El Salvador incluyen también los asesinatos cometidos por personas desconocidas por la víctima.

En el caso de Colombia, se trata de una modificación de Código Penal que, si bien no emplea el término feminicidio o femicidio, posee un articulado que contempla como agravante de homicidio "si se cometiera contra una mujer por el hecho de ser mujer".

Este último mes, la Cámara de Diputados de México realizó una serie de reformas a leyes y códigos y tipificó el femicidio como un delito que se castigará con penas de 40 a 60 años de prisión.

Si bien tiene que pasar el trámite del Senado, resulta un caso emblemático por la historia de muertes de mujeres que hicieron conocida mundialmente a la ciudad mexicana de Ciudad Juárez.

La Casa del Encuentro, una de las primeras organizaciones sociales que realizó el pedido de incorporación del femicidio en el Código Penal argentino, reveló que entre enero y octubre de este año 237 mujeres fueron asesinadas, un 10% más que el mismo período del 2010.

Ante esta realidad, la iniciativa de incorporar la figura del femicidio/feminicidio tomó nuevo impulso en Argentina, donde un primer debate se centra en el término: femicidio o feminicidio.

La Casa del Encuentro prefiere la utilización de "femicidio" porque "es político, es la denuncia a la naturalización de la sociedad hacia la violencia sexista".

Lo define, además, como "una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, que es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad".

Asimismo, recuerda que el significado fue desarrollado por la escritora estadounidense Carol Orlock en 1974 y utilizado públicamente en 1976 por la feminista Diana Russell ante el Tribunal Internacional de los Crímenes contra las Mujeres, en Bruselas.

Por su parte, la jurista boliviana Julieta Montaño -en el documento “"Contribuciones al debate sobre la tipificación penal del feminicidio/femicidio", editado por CLADEM- afirma que etimológicamente "el femicidio sería el concepto análogo a homicidio" y reconoce que otra corriente de pensadoras consideran que la palabra "no da cuenta de la complejidad ni de la gravedad de los delitos que atentan contra la vida de las mujeres por su condición de género".

Por eso, muchas especialistas se inclinan por "feminicidio", definido por Naciones Unidas como "el asesinato de mujeres como resultado extremo de la violencia de género que ocurre tanto en el ámbito privado como público".

Una de las referentes de esta corriente es la antropóloga feminista mexicana Marcela Lagarde, para quien el feminicidio "es sistémico; es el asesinato cometido por un hombre donde se encuentran todos los elementos de la relación inequitativa entre los sexos".

El documento de CLADEM reúne opiniones de distintas juristas latinoamericanas, donde el reclamo unánime es desarrollar una doctrina penal con perspectiva de género.

Un ejemplo reciente es el fallo del juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, quien imputó a Mario Santillán por "homicidio calificado", por haber sido cometido en "el marco de la violencia contra la mujer".

La víctima fue Fátima Catán, quien estaba embarazada en agosto de 2010, cuando murió luego de ser quemada.

Otro ejemplo lo brindan las declaraciones del ministro de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni, quien consideró "una pieza arqueológica" la figura del avenimiento que permite que un violador quede libre "si es perdonado" por su víctima, y que en el caso concreto de carla Figueroa fue el causante de su muerte.

Por su parte, Carmen Antony, jurista chilena, considera que "el debate aún no cobra la profundidad necesaria para desarrollar la doctrina penal con perspectiva de género, la que requeriría –no solamente la tipificación o no de esta conducta ilícita sino analizar todo el ordenamiento penal el que refleja todavía resabios inaceptables para las mujeres".

FuenteDiario Registrado

El Rol del Criminalista Hoy


Si bien lo “forense” últimamente se ha hecho popular debido a series, películas, etc., la realidad de la profesión del criminalista está definida por la incumbencia que le asigne el título que recibe.
Se ha venido experimentando, desde hace un tiempo considerable ya, un aumento significativo en la profundización y diversificación de los criminalistas, en cuanto a su campo de estudio, esto es, existe la tendencia a la profesionalización o especialización en determinado área dentro de la Criminalística, debido esto muchas veces, al mercado laboral disponible.

Entrando más al tema, diremos que la palabra “rol” es un término que proviene del inglés role, que a su vez deriva del francés rôle. El concepto está vinculado a la función o papel que cumple alguien o algo en cierto contexto. Se conoce como rol social al conjunto de comportamientos y normas que una persona, como actor social, adquiere y aprehende de acuerdo a su estatus en la sociedad. Se trata, por lo tanto, de una conducta esperada según el nivel social y cultural.

EL ROL SOCIAL DEL CRIMINALISTA, DE ESTA FORMA, ES LA PUESTA EN PRÁCTICA DE UN ESTATUS QUE ES ACEPTADO Y DESEMPEÑADO POR EL SUJETO COMO PROFESIONAL COMPETENTE EN EL ÁREA DE SU ESTUDIO, entendiéndose a la competencia como la conjunción de conocimientos y habilidades.

Dentro de la faz técnica, debe poseer capacidades, conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes relacionadas con el desempeño de su profesión, en el contexto socio-productivo, que le permitan aplicar procedimientos específicos para realizar estudios periciales y científicos, produciendo el informe respectivo, tanto en sede judicial como en la consulta e investigación extrajudicial, privada. Además, debe poseer la capacitación/capacidad para adquirir permanente y sistemáticamente conocimientos tecnológicos y científicos relevantes a las actividades que desempeña como experto, reciclando sus conocimientos y poniéndolos al corriente de los adelantos en el área de su saber. Esto se vería reflejado en las actividades periciales, técnicas y artísticas en las que tenga intervención.
Dentro de la faz científico-tecnológica, debe poseer conocimientos sobre la dinámica y funcionamiento de los grupos humanos y su impacto en la conducta social que le permitan realizar estudios diagnósticos y prospectivos de realidades, a partir de problemáticas concretas relativas a temas vinculados a su ámbito de estudio: accidentes de tránsito, delitos y todo hecho controvertido susceptible de investigación científica criminalística. Además, una continua y permanente formación en cuestiones que hacen a la investigación, en general, como recolección y procesamiento de datos; métodos estadísticos de análisis de resultados; manejo de los medios tecnológico y de la comunicación; etc.
Todo esto sería nada, si dentro de su formación formal no se consideraran los aspectos vinculados a la faz deontológica y moral, que implica una forma de comportarse según ciertas reglas, una forma de realizar las labores, de utilizar el instrumental técnico y medios de investigación, “ante la Ley, ante la propia conciencia, ante los colegas y la sociedad en general”, siendo siempre coherente e intelectualmente honesto en sus dictámenes, exponiendo los resultados que surgen de su leal entender y saber.

FUENTES CONSULTADAS Y RECOMENDADAS:
Código deontológico, ANCREF. Consultado en la Web www.ancref.org/Codigo_deontologico_ANCREF.pdf
El informe pericial, ANTUD. Consultado en la Web http://www.antud.org/El%20informe%20pericial.pdf
Diccionario de la Real Academia Española. Términos “Rol”, “Competencia”, “Incumbencia”. http://buscon.rae.es/draeI/

La mejor forma de encubrir un crimen es con una investigación deficiente...

¡Saludos!

Mi nombre es Carlos Sosa, Licenciado en Criminalística, estudiante de la Lic. en Accidentología Vial de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Entre Ríos, Argentina.

En este blog podrás encontrar información referida a las Ciencias Forenses: artículos, casos, curiosidades, información de actualidad, fundamentos técnicos de la investigación Criminalística, info de eventos...

Espero recibir tus comentarios, dudas y recomendaciones.

Carlos F. Sosa

Lic. Criminalística

Balística-Papiloscopía-Documentología

criminalisticodte@gmail.com

carlos_sosa16@yahoo.com.ar

principio.de.identidad@hotmail.com